Quienes somos


espai en blanc

espai en blanc

Químico especializado en dietética y nutrición humana desde la base oriental como occidental. Director del proyecto Vitamsana, donde el objetivo es reeducar a la gente sobre sus hábitos alimentarios para llegar a un equilibrio completo tanto físico como emociona. Imparte charlas, talleres, cursos de cocina, consultas personalizadas y colabora con diferentes profesionales ( psicólogos , terapeutas de crecimiento personal , acupuntores , fisioterapeutas … ) para obtener una comprensión completa de la nutrición y el ser humano y hacer llegar a la gente a un estado de equilibrio deseado .

 

FORMACIÓN:

Licenciado en Químicas.

Master en Nutrición y Dietética Humana.

Formación y aprendizaje continuada en cursos de nutrición oriental y occidental.

(des del año 2003) 

Formación y aprendizaje continuada en técnicas holísticas , meditación … 

(des del año 2003)

 

MÁS SOBRE MI.

Mi relación con los alimentos y el abrir conciencia con mi cuerpo surgió el alrededor del 2003. Tras a una patología noté como mi cuerpo no respondía y sufría altibajos emocionales, ansiedades, debilidad del cuerpo… Al verme desbocado fui al médico, el cual me recetó unas pastillas para la ansiedad. Fue tomarlas 2 días y ver que ese no era el camino  que tenia que seguir. Al tomar esas pastillas vi que no podía levantarme del sofá y que me notaba descolocado. Por una parte no tenia ansiedad pero por el otro lado no me notaba presente. Al reflexionar que me estaba pasando entendí que estaba engañando mi mente – mi cuerpo y, por tanto, el origen del porque me pasaba todo aquello. En aquella época ya tenia algún conocimiento de la relación de los alimentos con los estados de ánimo y la mente. Pero, ni mucho menos, sabía lo gran importancia que tiene entender la globalidad de lo que somos. Que es lo que he aprendido estos años. 

Observé que había alimentos que me agravaban mi estado y empecé a informarme y hacer cursos de nutrición, crecimiento personal… para entender y encontrar la solución a la situación que me encontraba.

Al entender que somos un conjunto y ver la relación entre nuestra parte física, emocional y mental fue un gran descubrimiento y tranquilidad para mí en ese momento. Observar como ciertos alimentos, como por ejemplo el azúcar refinado, me alteraban y me hacían sentirme peor causándome tristeza y culpándome por no estar bien.

Con los años he ido aprendiendo respecto la relación entre patología y mente que la mente tiene un gran poder para poder gestionar las funciones del cuerpo. Un punto a tener en cuenta es ver que todo es un aprendizaje continuo y, por lo tanto, por mucho que sepamos que la mente es poderosa, tenemos que ir trabajando nuestro cuerpo y nuestra mente paralelamente. 

Unas de las lecciones importantes que me enseño la enfermedad es tener que hacer las cosas sencillas y a tratarme bien para poder conseguir buenos resultados. Al cocinar de forma sencilla comportó que tuviera una energía más amable y adaptable para mi bienestar. Cocinar sencillo conlleva saber los puntos claves para sacar máximo rendimiento aquellos alimentos para obtener todas sus propiedades y disfrutar comiéndolos. 

Por tanto, en su momento, lo que era una patología y me hacía ver todo negro, actualmente le tengo que dar gracias por todo lo que me ha enseñado durante estos años para poderme hacer cada vez más consciente de mi ser y entender mejor cómo funciona el cuerpo, la vida.

Paso a paso se hace el camino, un camino consciente, un objetivo conseguido.

Gracias

Albert



hhhhhhhhhhhhhhhh