La dieta de hoy en dia


DIETA BAJA EN CARBOHIDRATOS, ALTA EN PROTEÍNAS.

¿TE IDENTIFICAS?

El concepto percibido hoy en día por la opinión pública respecto a los carbohidratos es que son malos para la salud, particularmente los que tienen forma de grano.

Dichos carbohidratos son atribuidos a problemas de obesidad y de sobrepeso que afectan cada vez a más cantidad de gente. También se les atribuye las enfermedades de diabetes y los desequilibrios del azúcar en general.

Hoy en día para bajar de peso existen dietas populares de muchas clases en que prevalece un cantidad alta de proteínas y baja en carbohidratos la cual es difícil de mantener porque lo habitual es que contenga la mitad de carbohidratos requeridos para el buen funcionamiento del cuerpo.

La deficiencia de los carbohidratos que resulta en quetosis se experimenta continuamente por personas que llevan un régimen dietético alto en proteínas y bajo en carbohidratos. Cuando esto sucede, el cuerpo tiende a quemar más grasa almacenada que carbohidratos para la energía que el cuerpo necesita, lo que resulta en pérdida de peso—siendo esta la intención de estas dietas. Las señales de quetosis incluyen nausea, fatiga, mal aliento, estreñimiento, calambres musculares y dolores de cabeza.

El control de peso es un problema que requiere de una continua sustentabilidad en lugar de sólo mantenerse por un tiempo para luego volver a lo mismo y luego desilusionarse una y otra vez.

Bibliografía:

(Alford, B. B., A.C. Blankenship y R.D. Hagen. The effects of variations in carbohydrate, protein, and fat content of the diet upon weight loss, blood values and nutrient intake of adult obese women. Journal of the American  Dietetic Association  90: pp 534—540, 1990)

espai en blanc

De acuerdo con los investigadores de la facultad de medicina de la Universidad de Pennsylvania  (University  ofPennsylvanfa  MedicalSchool),  para la mayoría de las personas obesas el obtener su peso ideal es una meta inalcanzable; de hecho, muy pocas personas han podido mantenerse bajas de peso por un largo plazo.

Bibliografía:

(Sarwer, D.B. Y T.A. Wadden. The treatment of obesity: what’s new, what’s recommended. Terminal oJ Womens Health and Gender Based Medicine 8(4): pp 48,3 —49,3, mado 1999)

espai en blanc

Esta información afirma que la mayoría de las «dietas» no son una solución para bajar de peso ni tampoco para mantenerlo a largo plazo, y tampoco son las ideales para obtener los beneficios de salud que prometen.

El síndrome de fracaso que puede repetirse a sí mismo un sin número de veces puede resultar, en un régimen dietético, desequilibrado puesto que se caracteriza por el consumo de alimentos de mala calidad. La persona que está  bajo esta dieta puede intuir con sensatez el desequilibrio y suspender dicho régimen o plan. Otra causa de fracaso sería que el plan no apoya el actual estado de salud o el tipo de cuerpo y constitución física individual. Una causa concluyente es que sólo existe muy poco o nada de lapso de tiempo en una transición dietética que nos permita gradualmente  adaptar nuestro estilo de vida, nuestras emociones y nuestra mente para adoptar y aceptar la nueva dieta.

espai en blanc

Los planes de dieta bajos en carbohidratos y  altos en proteínas  están demarcados con un notorio efecto secundario; en más de 30 años de investigaciones todas están de acuerdo que el consumo de alta proteína nos pone en riesgo de perder masa  ósea y puede ocasionar fallas en el riñón.

Bibliografía:

Swaminathan R. Nutritional factors in  osteoporosis International journal o[ Clinical Practice 53(7): pp 540-548, octubre-noviembie 1999

Taal, M.W. y B.M. Brenner: Evolving strategies for renoprotection: non-diabetic chronic renal disease. Current Opinion in Nephrology and Hypertension 10(4): pp 523-31, Julio 2001

espai en blanc

Se sabe que los carbohidratos refinados, tanto de productos de grano refinado incluyendo productos hechos con harina blanca, como azúcar refinado, elevan en muy alto grado los niveles de la azúcar.

Bibliografía:

Brand-Miller, J. C., S.H. Holt, et at Glycemic index and obesity. American Journal of Clinical Nutrition 76(1): pp 2815-2855, 2002 julio

espai en blanc

Cuando los niveles de la azúcar se han elevado, con el tiempo el páncreas se estresa y puede fallar en la producción de la cantidad suficiente de insulina para controlar el azúcar. Además, si la obesidad es un factor, las células del cuerpo tienden a volverse menos sensitivas a la insulina. Por consiguiente, la grasa se quema de forma más lenta (se oxida) y una porción del exceso de azúcar se convierte en grasa para almacenarse en el cuerpo. De tal manera, la diabetes, la cual es una condición crónica de niveles de azúcar elevados, normalmente ocurre en conjunción con la obesidad y condiciones de sobrepeso. (Se debe de tener en cuenta que hay otros patrones en la desarrollo de la diabetes)

Es un hecho fisiológico que el azúcar en la sangre pueda controlarse por medio de una dieta basada en proteínas. La grasa en la dieta no eleva directamente el azúcar en la sangre, aunque al ingerir alimentos con exceso de grasa, especialmente alimentos abundantes en grasa saturada, éstos tienden a ser contribuyentes al padecimiento de diabetes a largo plazo.

Bibliografía:

Lichtenstcin, A y Schwab, tJ.S. Relation- ship of dietary  fat  to  glucose  metabolism. Arterosclerosis 150(2): pp 227—243, junio 2000

 

…SOMOS LA SOCIEDAD DE SOLUCIONES RÁPIDAS Y FÁCILES…

Los conceptos “rápido” y “fácil” están muy arraigados en los países avanzados… como también es aplicable para otras tantas soluciones que sirven para obtener una buena salud.

Por ejemplo, millones de personas toman diariamente antiácidos para prevenir o paliar los molestos efectos de la indigestión ácida; cuando nos sentimos un poco cansados o débiles, el café y el azúcar se usan como estimulantes energéticos; erróneamente se cree que el estrés puede reducirse mediante la ingestión de una bebida alcohólica; la gente fuma para calmarse momentáneamente y para las condiciones de sobrepeso una solución rápida es la liposucción. Una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas también ayuda a bajar de peso rápidamente, aunque con el tiempo llega a ser más difícil pues con frecuencia se vuelve incontrolable ya que luego se nos antojan los carbohidratos para balancear la gran cantidad de proteínas que hemos consumido.

Al sobresaturarnos o al sobrepasarnos de proteínas nos convertimos en víctimas de la ecuación fisiológica: grandes cantidades de proteínas requieren grandes cantidades de carbohidratos. Cuando la proteína es considerablemente exagerada en la dieta, se nos antojan los carbohidratos concentrados en forma de azúcar refinado, dulces, pastelillos, arroz blanco, pan blanco y pastas. El alcohol también entra en la ecuación, el cual es esencialmente azúcar líquido.

La solución al dilema del exceso de proteína es muy simple: se consumen cantidades moderadas de proteínas que se balancean con carbohidratos tal como los granos integrales, leguminosos, verduras y frutas.

Las dietas altas en proteínas, a pesar de la falta de valor nutritivo y de lo poco práctico que son a largo plazo, aunque se complementen cuando estas se complementan con carbohidratos adicionales, son populares porque tienden a ser remedios rápidos y fáciles.

Cada remedio tiene un precio que debe pagarse por su urgencia y su conveniencia. Ese precio con frecuencia le acarrea serias consecuencias a nuestra salud. En el caso de la dieta alta en proteínas, los riesgos incluyen: osteoporosis, fallos en el riñón, además de enfermedades graves en el corazón….



hhhhhhhhhhhhhhhh