Deporte


Cuando somos conscientes de la influencia de los alimentos en nuestro cuerpo, somos capaces de sacar su mayor rendimiento cuando hacemos deporte.

Al practicar deporte es cuando podemos ver nuestro cuerpo en pleno rendimiento y el efecto de los alimentos en él. Podemos ver que hay alimentos que nos hacen bajar el rendimiento y provocar más lesiones. Y en cambio, hay otros que nos hacen recuperarnos más rápidamente.

¿Sabes que provoca que el cuerpo este más cansado o le cueste recuperarse? La acidificación de la sangre.

Si tenemos el cuerpo alcalinizado, bien nutrido y bien hidratado, el cuerpo no tiene que hacer un sobreesfuerzo para poder equilibrarse.

Al hacer deporte es muy importante cuidar los órganos que filtran nuestra sangre porque si estos órganos estas “obstruidos” no se podrán eliminar las toxinas que el cuerpo habrá generado quedándose en nuestro interior. ¿Cómo se traduce esto? falta de rendimiento, lesiones graves, dolor de articulaciones… e incluso, si no se lleva una correcta alimentación y una depuración de estos órganos dolor de pecho….

Para que tengáis una idea os voy hablar de la relación de los alimentos con los procesos inflamatorios en el deporte.

La práctica deportiva en la mayoría de los casos lleva asociada una sumisión constante de las articulaciones, lo que hace que el sufrimiento de procesos inflamatorios por torceduras, esguinces o lesiones, sea muy común, sobre todo en corredores.

La inflamación es la respuesta inicial a una lesión, destinada a reparar los tejidos afectados. Hay una activación de las prostaglandinas (PGE), que provocan la vasodilatación, dolor,  aumento de la permeabilidad vascular, el enrojecimiento de la piel, el aumento de la temperatura de la zona afectada, que provoca que llegue más sangre con proteínas plasmáticas, plaquetas y leucocitos, que repararán y se desharán de las células dañadas.  En esta fase también aumenta el ácido araquidónico para atraer más leucocitos, mediante diversos mecanismos.

La inflamación es una respuesta positiva para la recuperación, pero una vez se han dado los mecanismos naturales, hay que bajar el hinchazón y el dolor y dado que en nuestra alimentación hay alimentos que pueden ayudar a modular la inflamación, ¡qué menos que los potenciemos para ayudar en la recuperación!.

ALIMENTOS A REDUCIR:

Las grasas trans y grasas saturadas, potencian el ácido araquidónico, que es proinflamatorio pues es precursor de las PGE2 (prostaglandinas-2);, con la cual cosa no nos interesará tomar alimentos que lo potencien.  Por lo tanto interesará reducir embutidos, carnes grasas, fritos, bollería…

espai en blanc

ALIMENTOS A POTENCIAR:

Los alimentos que debemos potenciar son los que son ricos en antioxidantes, grasas omega 3 y aquellos alimentos que contengan enzimas proteolíticas que ayudan a acelerar la cicatrización, estimular la producción de fibroblastos regeneradores de los tejidos y a destruir y depurar de los complejos inmunes patógenos formados durante el proceso de la inflamación-lesión.

espai en blanc

TOMAR EL SOL:

Aumentar la exposición solar en cara o cuerpo en horas de bajas de sol (a primera hora de la mañana o a última hora del sol), para potenciar la síntesis de Vit D. Varios estudios han demostrado que la vit D podía incrementar el porcentaje de fibras musculares de movimientos rápidos ( tipo 2) e incrementar la forma física.

ALIMENTOS A REDUCIR:

– Alimentos ricos en grasas saturadas y trans: embutidos, bollería, fritos, carnes grasas,…

ALIMENTOS A POTENCIAR:

– Alimentos ricos en magnesio, potasio y calcio; son alcalinizantes y proporcionarán al organismo los minerales necesarios para combatir la acidez provocada por el esfuerzo y lesión.

– Alimentos ricos en antioxidantes: zanahoria, mandarinas, mango, granada, pomelo, moras y uvas.

– Ajo y cebolla: ricos en prostaglandinas e ayuda a inhibir la liberación de histamina

– Alimentos ricos en omega 3: pescado, aceite de lino de presión en frío

– Aceite de oliva: es un gran desinflamante, pues el oleocantal, molécula del aceite de oliva es un inhibidor de la COX (ciclooxigenasa), una propiedad en la que se basa la capacidad analgésica y antiinflamatoria del ibuprofeno.

– Alimentos ricos en enzimas digestivas: Papaya, brotes germinados de alfalfa, piña

– Alimentos alcalinizantes:  castañas, vegetales.

Esto es un ejemplo básico de cómo influyen los alimentos en nuestro cuerpo cuando hacemos deporte.



hhhhhhhhhhhhhhhh