Como enfocar mis problemas digestivos, problemas menstruales, miomas, problemas inmunológicos… Casos prácticos de pacientes

 Con años de consulta que va pasando uno se da cuenta de lo complejo que somos los humanos. En general veo que siempre se busca un patrón común para una misma enfermedad, así aplicar un protocolo y resolverlo. (lo veo en la medicina convencional y en la natural, y en el patrón de búsqueda de algunos pacientes en la consulta). Reconozco que al principio tenía integrada esta visión (creo que esta visión la tenemos integrada por los protocolos sanitarios que todos hemos practicado, me duele esto vas al médico y te dan aquello. Y eso te lo enseñan des de pequeño y tú vas creciendo con esta creencia). Hasta que comprendí el mirar un conjunto a la persona y ver como todos los sistemas se conectaban entre sí. El sistema digestivo, con el sist. nervios, con el sist endocrino (hormonal), el sistema inmunitario, el sistema mental y el sistema emocional era la manera de poder resolver los desequilibrios que tenía el cuerpo.

Con todas las enfermedades que hemos tratado, ya sean alergias respiratorias, cutáneas, alimentarias tipo I y tipo III, problemas hormonales como problemas de tiroides (hipotiroidismo, hipertiroidismo…), desajustes en la regla – menstruación (muchos dolores, sentirse hinchada, coágulos, mucho sangrado, cambio de ánimos…), miomas, problemas en la menopausia, alteraciones del cortisol (estrés), problemas de sueños, ansiedades, depresiones, alergias , problemas digestivos (hernia de hiato, reflujo, hinchazón del estómago o/y intestinos, gastritis, dispepsia, disbiosis, diarreas, estreñimientos, colon irritable, enfermedad de Crohn, alergias al gluten, intolerancias al gluten, sensibilidades al gluten, problemas de DAO – histamina, patógenos intestinales ( candidiasis, helicobacter pilori…), problemas de dolores en todo el cuerpo, fibromialgias, falta de energía, perdida o ganancia de peso, dolores de cabeza – migrañas… tienen un punto de conexión que es el sistema digestivo. A todas estas dolencias se ha trabajado de manera directa o indirecta el sistema digestivo para poder resolver el problema.

Un punto esencial son los intestinos donde reside la mayor parte de nuestro microbiota (flora intestinal), pero de igual importancia es nuestro hígado, donde se realiza una mayor parte de filtrajes para transformar nuestras toxinas, ya sean incorporadas del exterior o generadas por nuestro cuerpo, para ser, a posteriori, eliminadas del cuerpo. Sin dar menos importancia al resto de órganos cuyas funciones son vitales para un equilibrio, vesícula biliar, riñones, páncreas, bazo…

Te voy a poner un ejemplo de paciente que ha venido a la consulta con la “misma” patología, es decir, síntomas muy iguales que se les manifestaban y la manera de trabajarlos, para que tengas una idea de que la visión A=B no siempre es así, sí que hay puntos en común, que es lo que veremos al final en las conclusiones.

CASO A: PROBLEMAS DIGESTIVO, DE DESAJUSTES DE LA REGLA Y CON MIOMAS

Mujer de 37 años viene a la consulta por los siguientes síntomas (os describo los más característicos):

  • Falta energía
  • Problemas digestivos: se hincha a veces más a veces menos pero en general siempre lo está. Dice que tiene hernia de hiato y a veces tiene reflujo. Las heces tiene periodos de diarrea o heces blandas, y alguna vez estreñimiento. Ha veces hay restos de comida y mucosidad en las heces. Color marro muy claro tirando amarillo. Después de comer le baja la energía.
  • Problemas hormonales: tienes endometriosis, con antecedentes familiares de madre, tías y primas (donde les quitaron la matriz), con diversos miomas de 5-7 cm. Ella fue operada una vez de endometriosis. Cuando vino a la consulta estaba pendiente de operación.
  • Menstruación – regla: muy dolorosa, se tiene que tomar algo para aliviar el dolor. Días de regla queda ko, no tiene energía. Se nota muy hinchada y va con diarrea los días de regla. Tiene coágulos y dolores de cabeza intensos un día antes y durante la regla
  • No duerme bien
  • Tiene aumento de peso

 

Su objetivo:

  • Reequilibrar el cuerpo, encontrarse bien, tener energía constante, dormir bien, resolver los problemas digestivos y regular la regla. Ella comento que si pudiésemos hacer algo con los miomas mejor porque así no se tendría que operar.

 

Paso que seguimos para conseguir el objetivo:

Primeras recomendaciones:

  • Primero pusimos un orden en su dieta, en su día a día y empezamos a limpiar el cuerpo de manera suave (utilizamos una serie de plantas concretas para su caso para el hígado, riñón, pulmones, sistema linfático e intestinos sobretodo) (si lo hubiéramos hechos rápido su cuerpo estaba muy débil para poderse recuperar bien y hubiera sido peor). Ese conjunto de hierbas le ayudaron a calmar el sistema digestivo y para que el hígado y el riñón empezaran a movilizar y eliminar toxinas acumuladas. Al mismo tiempo con la alimentación empezamos a eliminar la húmeda y el frio a nivel interno que tenía, ya que su sistema digestivo no trabajaba bien. ( las cosas crudas no le sentían muy bien, a veces si a veces no antes de empezar) Y las hierbas, al mismo tiempo, hacían que el cuerpo secretara más enzimas para la digestión.
  • Eliminamos los productos y alimentos perjudiciales y empezó a comer alimentos de verdad y de origen, entre ellos mucha verdura. Lo hicimos todo fácil para el cuerpo.

 

Primera revisión:

  • La situación es la siguiente:
    • Mejora en la energía, ya no tiene bajones y tiene una energía constante, incluso por la mañana se levanta con más energía. Dice ella que ha sido un cambio notable, hacía tiempo que no estaba así. Se le pregunta si puede tener más energía y responde que si.
    • Sistema digestivo: cambio notable dijo ella. En general no está hinchada pero algún día puntual sí, no como antes que era día sí día también. Después de comer no le baja la energía. Las heces tienen un patrón continuo, va cada día, pero son poco consistentes, flotan pero no hay restos de comida. El color marrón bastante claro, ya no es amarillo como antes, y sin mucosidad.
    • Menstruación: ha mejorado. Menos dolor y menos hinchada pero aún tiene. Aun se tiene que tomar algo para el dolor. No le baja tanto la energía cuando tuvo la regla. El dolor de cabeza mejor y las heces son más blandas durante la regla pero no como antes que era diarreas.

 

  • Se le aplican estas nuevas recomendaciones:
    • Se hacen cambios en la comida, Se empieza a introducir algo de crudo y se cambia el licuado, para profundizar en la limpieza del hígado. Se recomiendas unas verduras y frutas más que otras para los pasos que queremos hacer.
    • Se le cambian las hierbas, algo más amargas empezamos a tonificar estomago e intestinos y haciendo inca pie en unas fases en concretas del hígado.
    • Y empezamos a trabajar la microbiota (flora intestinal) de manera directa
    • Se profundiza con suplementos para limpiar la fase de metilación y la glucuronidación conjuntamente con alimentos específicos
    • Se le introdujo unas hierbas medicinales para regular la parte hormonal y así trabajar el tema de los miomas.

 

Segunda revisión:

  • La situación es la siguiente:
    • Digestiones mejor pero aún hay un punto que de inflamación.
    • Nos comentó el primer día que tiempo atrás se hizo unas pruebas para ver si era intolerante (1% de la población lo es) al gluten. Se hizo primero un análisis de los anticuerpos antitransglutaminasa tisular (tTG) de clase IgA  y una biopsia. Resultados negativos . Luego le hicieron un análisis de los antígenos HLA DQ2, Antígenos HLA DQ8 para ver si era intolerante y le salió negativo. En base su evolución y como iban sus síntomas digestivos y hormonales se veía que podía ser sensible al gluten (entre 6-10% de la población lo es), hasta ahora estaba comiendo espelta integral, se le recomienda retirar el gluten. También se le recomienda hacerse análisis para ver como tiene la actividad DAO. Ya que síntomas que mostraban de manera directa e indirecta le podrían estar influenciando en su estado actual del sistema digestivo y con el tema de los miomas de manera indirecta.
    • Energía mejor pero aún falta ese punto de sentirse al 100%
    • Menstruación: mejor que el mes anterior pero la mejoría no ha sido tanta como el primer mes.
    • Le hicieron otra eco para ver cómo estaban los miomas y no habían aumentado pero tampoco reducido.
    • Este mes el sueño se le ha regulado, duerme bien cada noche.
    • De peso baja progresivamente des de que empezó
  • Se le aplican estas nuevas recomendaciones:
    • Se le retirar el gluten
    • Se le hacen cambios en los alimentos, se seleccionan los alimentos más específicos para el proceso de desinflamación intestinal y que más ayudan al hígado a desintoxicarse.
    • Se trabaja más con probióticos específicos en su caso
    • A la espera del resultado DAO

 

Resumen de las revisiones sucesivas:

  • La actividad del enzima DAO salió baja, se le aplico el protocolo de una alimentación baja en histamina, se siguió trabajando con la fase de metilación y glucuronidación conjuntamente con alimentos específicos.
  • Se le continúo trabajando con diferentes suplementos como aminoácidos y alguna vitamina de manera conjunta la parte del sistema digestivo, sobretodo intestinos y la microbiota.

 

Resultado final, al cabo de unos meses de tratamiento:

  • Los problemas digestivos desaparecieron. Se restructuro el sistema digestivo, sobre todo los intestinos y una vez hecho los pasos con una dieta baja histamina y regulada la parte hormonal se introdujeron otra vez los alimentos que se le había quitado y el pan de espelta integral con levadura madre y larga fermentación. ( estos dos últimos parámetros fuero al cabo de un tiempo prudencial para dejar que el intestino se restructurara del todo. Lo importante fue detectar lo que le hacían daño y una vez detectado esto es cuestión de tiempo y ayudándolo de manera externa para que recuperar sus funciones)
  • Las reglas terminaron sin dolores, hinchazones, y era una regla estándar: 28 días, le duraba unos 4 días, el primer día más fuerte y más sangre, no había coágulos y la sangre era rojo vivo. La chica nos comentó que le parecía imposible porque estuvo toda su vida con fuertes dolores y siempre tomándose analgésicos para el dolor. Y que tampoco tenía los cambios de humores que tenía antes. Ahora le venía la regla y ni se enteraba, no tenía síntomas premenstruales.
  • El tema de los miomas al cabo de 3 meses de empezar hacer los últimos cambios. le hicieron otra eco y los miomas se habían disuelto. No tuvo que operarse. Los meses posteriores le hicieron un control para ver como evolucionaban y siguió todo correcto.

 

CONCLUSIÓN:

  • He escogido este caso porque se ve claramente que intervienen diferentes factores a tener en cuenta para poder regular el cuerpo. CADA PERSONA ES UN MUNDO Y, POR EJEMPLO, NO TODAS LAS MUJERES QUE TIENEN MIOMAS TIENE EL DAO BAJO, pensar así es error. Es importante entender que no podemos catalogar de manera especificar una enfermedad A la solución es B. El cuerpo humano es muy complejo y a veces A =B pero otras será A =C o A=D … Entender cómo funciona todo el cuerpo y trabajar en conjunto todos sus síntomas es la clave para resolver un problema.
  • Respetar el orden y la velocidad de cada cuerpo es fundamental. Hoy en día queremos las cosas ya y si nuestro cuerpo va más despacio ya le puedes dar muchas cosas naturales que lo estarás saturando si sus funciones de recuperación, metabolización son más lentas. Cada persona es un mundo unas van más rápidas y las otras más lentas, la cuestión es que haya una evolución positiva mes a mes y respetar ese orden.
  • El ritmo que llevamos hoy en día no es natural, tenlo claro. Cada vez todo va más rápido y nuestro cuerpo no está diseñado para ir así. Solo está diseñado para hacerlo momentos puntuales, pero no días, meses y años seguidos sin un descanso.
  • En el caso de la regla y los miomas si no teniamos controlado el sistema digestivo no podiamos equilibrar la regla (la parte hormonal) porque las inflamaciones que nos creaba el sistema digestivo nos repercutían para equilibrar la parte hormonal. En todos los años que llevamos vemos que para tratar los problemas hormonales si no controlas el sistema digestivo la cosa no se equilibra.
  • En este caso el exceso de histamina que tenía la chica le repercutía en el tema de los miomas, ya que su actividad de dao era baja pero su hígado tampoco gestionaba bien el exceso de histamina que generaba. En este caso no había problema en eliminar con las heces porque ella iba cada día al lavabo, pero hay gente que va con estreñimiento y si no se desbloquea este punto uno ya puede estar limpiado el hígado que las toxinas no pueden salir al exterior porque no vamos al baño y vuelven a recircularse y vuelven “acumularse” en nuestro cuerpo produciéndonos los efectos aún mayores. (ACUMULATIVOS). La histamina se va sumando, y el estrés es un factor clave en este tipo de gente porque el estrés genera mucha histamina y si tu cuerpo no lo gestiona bien las personas con problemas de DAO verán agraviados sus síntomas.

Os voy a poner un ejemplo de dos casos para que veáis que cada persona es un mundo:

  • CASO B
    • Esta chica tenía problemas de regla y algunos de digestivos.
    • Los puntos principales fueron poner un orden, limpiar el cuerpo, oxigenarlo, recuperar el sist digestivo y con la ayuda de unas plantas regular su parte hormonal y junto con la alimentación, los dolores, hinchazones, dolores de pechos durante la regla.. se le regularon.
    • Un PUNTO PRINCIPAL ES COMER COMIDA DE VERDAD Y NO PRODUCTOS. Saber lo que tenía que comer fue la base de su recuperación.

 

  • CASO C
    • Esta chica también tenía problemas de regla, digestivos y miomas.
    • En este caso no tenía problemas de histamina directa pero esta era intolerante al gluten. (hemos tenido casos donde chicas con miomas que no eran ni alergias ni intolerante ni sensibles al gluten, NO hay un patrón en común, el único patrón es el poner un orden al cuerpo, nutrirlo bien, desintoxicarlo y oxigenarlo. Una vez se ha puesto un orden se empieza a construir y ver de dónde salen los problemas) Y en otros casos también vimos que habían intolerancias tipos III ( son las intolerancias alimentarias que pueden dar respuesta hasta 72 horas después de su ingesta. Tu puedes comer un alimento que eres intolerante y se puede manifestar los efectos de hinchazón, dolor, inflamación secundaria… hasta al cabo de 72horas) que nos provocaban que no podíamos equilibrar la parte hormonal hasta no haberlo solucionado. Si no se equilibrar el sistema digestivo no se puede conseguir un equilibrio hormonal.
    • Con la ayuda de plantas, alimentos… se llegó al equilibrio.

Lo importante siempre es ir al origen y entender que está pasando. Hay puntos en común, lógicamente, que afectan a todo el mundo, azucares refinados, productos (es decir, alimentos manipulados y procesados), alimentos refinados, el trigo actual trae muchos problemas (variedades antiguas no hay problemas)… y que el cuerpo no esté limpio y bien oxigenado hará que el cuerpo le cueste llegar a un equilibrio. Lógicamente el cuerpo de por sí ya hace sus procesos de limpieza para que el hígado, por ejemplo, pueda ir trabajando bien pero hoy en día es muy fácil “saturarlo” de manera rápida. Solo ver que se come, el estrés que hay y la contaminación que está por todos lados, aire, tierra… nuestro cuerpo tiene muchos números de saturarse rápidamente porque nuestro hígado le damos horas extra para que pueda neutralizar los tóxicos y, además, hacer sus más de 500 funciones que hace.

Te podría estar explicado muchos casos de diferentes patologías y sacarías la conclusión que, si el sistema digestivo no trabaja bien porque no se nutre bien, no se limpia bien y no se oxigena bien, a la larga, nos va a pasar factura. El cuerpo humano es increíble y podemos estar años dándole guerra que él resistirá pero habrá un momento que no podrá más y nos va a presentar una enfermedad para que uno cambie los hábitos. (hacer lo mismo de siempre y esperar resultados diferentes es imposible). Podemos estar días, semanas, meses y años sin darnos cuenta que por dentro algo está pasando hasta que empezamos a tener problemas y queremos las soluciones ya.

Vamos hacer una comparación, el cuerpo humano comparado con un coche. Si tú el coche no le das buena gasolina y un buen aceite de calidad él cada vez ira a peor. A lo mejor estarás 3 años que el coche te llevará a todas partes pero veras que cada vez ira a peor y al final la reparación tendrá un coste muy elevado. Esto traducido al cuerpo humano este coste a veces no se puede pagar porque no hay recambio que lo valga.  Tú decides si tu coche quieres que dure 15 años y el coche vaya fino o que dure 10 años y que vaya tirando e ir reparándolo a medida que se va quejando. Es cuestión de lógica y comprensión que tenemos un cuerpo y si no lo nutrimos bien, no lo ayudamos a desintoxicarlo y no lo oxigenamos bien el resultado será como tener un coche e ir tirando en vez de ir seguro y fino.

Te voy explicar, para que tengas una idea, de posibles problemas que pueden provocar desequilibrios en el sistema digestivo. Te explico los más comunes, para que te puedas situar:

El sistema digestivo es primordial cuidarlo bien. Cuando uno tiene problemas gastrointestinales como reflujo, hinchazón – distensión abdominal, problemas de hernia de hiato, estreñimiento, diarrea, náuseas, bajones de energía después de comer, enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable (SII) (se manifiesta como estreñimiento y diarrea (en ocasiones en alternancia)), dolor de estómago, dolor abdominal, distensión abdominal, calambres, cefaleas, migrañas obesidad, problemas crónicos de peso, afecciones cutáneas tipo dermatitis atópica, psoriasis, eccema, problemas hormonales, menstruaciones irregulares, dolorosas… siempre se tiene que mirar que alimentos le pueden afectar a uno al tracto gastrointestinal y provocarle inflamaciones, permeabilidades y desembocarle a otros problemas inmunológicos, hormonales y a nivel de psique (ansiedades, depresiones…)

Hay diferentes tipos de alteraciones que pueden afectar el sist. Gastrointestinal, os voy explicar alguna de ellas:

1-    ALERGIA AL TRIGO, INTOLERANCIAS AL GLUTEN O SENSIBILIDAD AL GLUTEN.

  • LA ALERGIA AL TRIGO  (afecta aproximadamente al 0,1 – 0,3% de la población mundial ). En otras palabras, se puede manifestar una reacción alérgica al trigo como también se puede manifestar con cualquier otro alimento, como frutas, mariscos o frutos secos. El mecanismo es el mismo.
  • LA ENFERMEDAD CELÍACA (INTOLERANCIA AL GLUTEN)  (afecta aproximadamente al 1% de la población mundial) es la forma autoinmune de las reacciones al gluten.
  • LA SENSIBILIDAD AL GLUTEN (afecta aproximadamente al 6%-10% de la población mundial, de las 3 reacciones es la más común) ) esta es la tercera reacción y es la más reciente, de la que poco se sabe pero cada vez más afecta a más gente. Es lo que se llama Síndrome de la sensibilidad al gluten no celíaca (NCGS).

La NCGS se pueden destacar las siguientes características:

Se trata de una reacción adversa al gluten y a otras proteínas del trigo.

– No es una celiaquía.

– No es una alergia al trigo medida por IgE.

– Produce síntomas tanto gastrointestinales como extraintestinales.

– El paciente mejora con una dieta sin gluten y sin trigo.

Los síntomas son:

Síntomas Gastrointestinales:

– Gases y hinchazones

– Dolor abdominal o epigástrico (entre el ombligo y el esternón)

– Náuseas

– Gases

– Reflujo

– heces pastosas

– diarrea

– estreñimiento

Síntomas extra intestinales:

– malestar general

– Cansancio o fatiga crónica

– Dolor de cabeza

– Ansiedad, depresión

– Dificultad para concentrarse y pensar con claridad.

– Rigidez o falta de flexibilidad: sobre todo de las manos y los pies.

– Dolores articulares y musculares.

– Marcas rojas en la piel al mínimo contacto (P.e. al rascarse).

– Pérdida de peso.

– Anemia

– Dermatitis

– Rinitis

– Asma

– Hiperactividad

– Falta de atención

El gluten no es el único causante de la sensibilidad en los pacientes, y que por lo tanto sería más apropiado llamarlo “Sensibilidad al trigo no celíaca”. De hecho, hay estudios que sólo en el 20% de los casos con SGNC se confirmó que el gluten era la verdadera causa. En el resto, se veían reacciones ante los ATIs y FODMAPs presentes en el trigo.

2- ALERGIAS ALIMENTARIA IGE CLÁSICA* cuando el sistema inmune genera anticuerpos IgEespecíficos. Estos anticuerpos conducen a una reacción alérgica Los síntomas aparecen en un plazo de segundos o minutos: dificultad respiratoria, erupción, picor cutáneo, incluso shock anafiláctico….

Una persona que padece una alergia tipo I probablemente sabe que el alimento es causante del problema, pues los síntomas aparecen de inmediato.

3- ALERGIA ALIMENTARIA TIPO III* se produce cuando el sistema inmune crea anticuerpos IgG específicos (inmunoglobulinas de la subclase G). Estos anticuerpos pueden desencadenar procesos inflamatorios. Los síntomas aparecen incluso tres días después del consumo de un alimento desencadenante.

Es muy difícil precisar cuáles con los alimentos que causan sus dolencias debido a la aparición retardada.

El sistema inmune del intestino es el mayor del organismo humano. Más del 80% de las reacciones de defensa tienen su origen en el intestino. Este garantiza una barrera casi infranqueable frente a bacterias, virus y otros agentes patógenos, y una barrera frente a proteínas exógenas de los alimentos. Los alimentos poseen una extraordinaria tolerancia, lo cual hace que sean digeridas correctamente y atraviesen la membrana mucosa intestinal de la forma adecuada, concretamente a través de las células intestinales.

Una barrera intestinal intacta es la clave de la tolerancia. Te voy explicar cómo una barrera intestinal dañada puede llevar a una inflamación crónica explicado en cuatro fases.

Fase I

Lesiones intestinales que llevan a una identificación incorrecta.

A causa de los medicamentos, infecciones, micosis, estrés y tóxicos ambientales, se puede dañar la integridad de la pared intestinal y los componentes de la alimentación pueden deslizarse entre las células intestinales.

El alimento que pasa a través de las células intestinales es digerido correctamente y tolerado por el sistema inmune. En cambio, el alimento que pasa entre las células intestinales debe reconocerse como extraño. Se inicia entonces una reacción inmune para destruir las proteínas invasoras.

Fase II

La respuesta inmune puede causar afecciones inflamatorias.

l contrario de los agentes infecciosos como bacterias, virus, mohos y parásitos y debido a que los alimentos no constituyen una amenaza para el organismo, el alimento no es reconocido por el sistema inmune innato, pero sí por el sistema inmune adaptativo.

Este produce anticuerpos IgG que reconocen el alimento para el que se han generado.

Los anticuerpos IgG se fijan a las proteínas para formar un inmunocomplejo. En el torrente sanguíneo se denominan inmunocomplejos circulantes. El sistema del complemento inicia entonces la destrucción del inmunocomplejo a través de las células inmunes (neutrófilos). Cuando el sistema inmune destruye los complejos, tiene lugar una reacción inflamatoria.

La reacción inflamatoria puede derivar en síntomas inespecíficos (como por ejemplo fatiga) o síntomas específicos (por ejemplo, migraña). Esto depende de dónde es destruido el inmunocomplejo (véanse fases 3 y 4).

Fase III

La destrucción en la circulación puede traducirse en síntomas inespecíficos.

Si los inmunocomplejos son destruidos en la circulación, tu puedes no experimentar síntoma específico alguno. Los síntomas inespecíficos pueden ser fatiga y retención de líquidos, que se manifiestan en una variación inexplicable del peso corporal. A largo plazo pueden desarrollarse síntomas sistémicos como hipertensión o trastornos metabólicos.

Fase IV

La destrucción local puede producir síntomas específicos

Si el inmunocomplejo se fija a un tejido, también es destruido, pero localmente y el tejido circundante también se ve dañado. Esto puede producir como resultado síntomas específicos como migraña o síndrome del intestino irritable (SII).

 

NOTA: si el alimento que forma el inmunocomplejo se consume regularmente, la reacción se puede cronificar. Los síntomas (sistémicos o específicos) no aparecen inmediatamente. Con frecuencia comienzan a aparecer gradualmente, pero se intensifican con el tiempo.

(* Información extraída del instituto de microecologia)

Cuando hay ciertos alimentos que nos sientan mal pueden generar atrofias en las vellosidades del intestino. (Las vellosidades están en la superficie del intestino delgado, lo que facilita la absorción de nutrientes. De esta manera, juegan un papel crucial en la digestión apropiada.) Si estas se atrofian se generan un montón de problemas, uno de ellos un déficit del enzima DiAminoOxidasa (DAO).

Este enzima es el encargado de metabolizar la histamina que hay en los alimentos. Hay gente que esta enzima la tiene menos activa y eso hace que no se degraden bien los alimentos en el intestino.

Luego una vez metabolizado el hígado transforma la histamina en una sustancia fácilmente eliminable gracias a un proceso químico llamado metilación. Y una vez hecho todo el proceso es importarte eliminar todos los residuos fuera del cuerpo mediante las heces. Por eso esta importante ir al lavabo bien.

La sintomatología de las personas con déficit de DAO se caracteriza por migrañas, problemas gastrointestinales, problemas atópicos, fatiga, mareos y dolores crónicos. El exceso de histamina también provoca picores, rinitis o nariz tapada, que te lloren los ojos, contracturas musculares, estreñimiento, diarreas, fatiga. No es necesario que tengas todo el cuadro, pero puedes tener uno estos síntomas o varios.

Tanto el DAO como el proceso de metilación, su alteración puede venir de diferentes causas como en el caso del dao por la genética, por algún tipo de intolerancia, o alergia al gluten y por el uso de algunos fármacos (ansiolíticos, antiinflamatorios,…). Y en el caso de la metilación puede darse de manera no correcta debido a problemas de origen genético o por déficits de nutrientes como colina, magnesio, B12, B9 y B6, metionina.

Otros problemas que nos pueden causar ciertos alimentos que nos sientan mal es una repercusión en la microbiota (flora) intestinal (conjunto de bacterias que viven en el intestino)

Donde encontramos mayor cantidad de colonización microbiana es en los intestinos, especialmente en el intestino grueso. El número de microorganismos que lo colonizan es 10 veces mayor al de las células de todo el organismo, es decir, por cada célula del organismo hay 10 microbios. Y encontramos más de 1.000 especies diferentes, siendo las bacterias las más abundantes.

Se considera que la microbiota intestinal alcanza un estado próximo a la madurez y estabilidad entre el segundo y tercer año de vida, con cierta variabilidad individual en función de la dieta, estilo de vida, edad, …

La microbiota es decisiva para determinar estados de salud o enfermedad.

Los microorganismos que constituyen el complejo ecosistema que supone la microbiota intestinal, establecen con el organismo una estrecha relación de mutuo beneficio (simbiosis). Realizan las siguientes funciones:

  • Resistencia y control de la colonización por gérmenes patógenos. (organismos que pueden provocar enfermedades)
  • Digestión de los alimentos
  • Síntesis de vitaminas (entre ella vit b12, folato y k) y absorción de oligoelementos.
  • Influyen sobra la ingesta de calorías
  • Ayudan a producir serotonina
  • Estimulación, nutrición y estabilización de la integridad de la barrera epitelial y de su capa mucosa protectora.
  • Estimulación, maduración y diferenciación de linfocitos ( un tipo de glóbulo blanco, una parte importante del sistema inmunitario) y diferentes estructuras inmunitarias.
  • Estimulación del peristaltismo (Movimiento intestinal producida por contracciones musculares rítmicas y coordinadas que facilita la progresión del bolo alimentario y luego fecal) con ayuda de ácidos grasos de cadena corta.

Para una función intestinal normal, es imprescindible que los diferentes géneros que constituyen la microbiota intestinal (Lactobacillus, Bifidobacterium, Faecalibacterium, Enterococcus, Clostridium etc…) se encuentren en una determinada cantidad, proporción y equilibrio.

Cada uno de ellos, tiene una función más o menos específica, por lo que tanto el déficit de alguno, como el exceso de otros, pueden dificultar el normal funcionamiento del sistema digestivo.

Un desequilibrio cuanlitativo y/o cuantitativo de los microorganismos integrantes de la microbiota, genera una disbiosis intestinal que da lugar a disfunciones como la inflamación crónica de la pared intestinal, alteraciones de la permeabilidad (barrera selectiva entre el medio interno y externo), pudiendo ser el origen de “intolerancias alimentarias” (en realidad, alergia alimentaria tipo III), pero también de alteraciones en el funcionamiento del sistema inmune de mucosas, con repercusiones como alergias, dermatitis, infecciones recurrentes de mucosas, etc. ya que como la investigación científica está poniendo en evidencia (cada vez de forma más relevante), el intestino juega un papel fundamental en el sistema inmunológico, más concretamente, las bacterias que viven en los intestinos son los que modulan e intervienen en el sistema inmunológico.

 

 

CONCLUSIÓN:

Lo expuesto anteriormente son algunas de las causas que nos encontramos en la consulta que influyen en el sistema digestivo y de manera indirecta o directa a problemas hormonales e inmunológicos como problemas de tiroides, alergias, migrañas, síndromes premenstruales agudos …

SOMOS LO QUE COMEMOS, DIGERIMOS, ABSORBEMOS, METABOLIZAMOS Y EXCRETAMOS. Tenlo en cuenta. Somos todo un proceso y no solo una cosa.

Todos estos puntos tienen en común que se dan en nuestro sistema digestivo.

Un sistema digestivo fuerte está relacionado con nuestro sistema inmunológico, nuestra salud hormonal y nuestro sistema nervioso. Siempre que tengas un problema tienes que empezar a ver cómo trabaja tu sistema digestivo. A veces las evidencias se ven muy claras, otras veces no. Por ejemplo, con la sensibilidad al gluten, hemos encontrado gente que, a priori, no tenían hinchazones a nivel gastrointestinal y las heces las hacían más o menos compactas, pero tenían artritis y dolores varios. La sensibilidad al gluten fue un punto a parte de otros para poder restructurar su sistema y remitir esos dolores.

Tal como hemos dichos al principio no todo es A=B. Lo que sí es común para todas las dolencias y enfermedades es el hecho de desintoxicar el cuerpo, nutrirlo y oxigenarlo. Eso sí, TODO DE UNA MANERA AMABLE, recuerda esto! Si somos amables con nuestro cuerpo, mente y emociones todo irá bien. Si tenemos emociones extremas, o comemos alimentos extremos (por ejemplo, exceso de azucares refinados) tendremos reacciones extremas en nuestro cuerpo creando inflamaciones directas o indirectas.

El cuerpo humano es muy complejo cuando tenemos un problema se suelen pasar diferentes fases primero la negación del problema que tenemos, segundo el enfado o la rabia (¿Cómo me puede estar pasando esto a mi?¿Por que a mi?), la tercera la negociación (Intentaremos llegar a acuerdos con nosotros mismos y con los demás para mejorar nuestra salud y calidad de vida.), la cuarta la depresión (Aparecen sentimientos de no servimos para nada porque no podemos hacer muchas de las cosas que hacíamos anteriormente. Es perfectamente normal sentirnos deprimido por estos cambios y nos preguntaremos cómo seremos capaces de vivir el resto de tu vida con esa enfermedad.) hasta llegar a la aceptación del problema (Debemos de reconocer que nuestra mejor oportunidad de felicidad futura radica en la comprensión de nuestra enfermedad y de nuestro compromiso de vivir con la enfermedad sin poner más limitaciones de las que nos origina. La aceptación no es resignación. ) En este punto es cuando el cuerpo se abre, esta relajado y es el mejor punto para poder trabajar el problema que tenemos porque si tenemos el sistema nervios “tranquilo” no nos repercutirá en nuestro sistema digestivo y, por lo tanto, nuestro sistema digestivo será más fácil recuperarlo generando los beneficios a nivel hormonal e inmunológico.

Si no hay aceptación del problema que tenemos tendremos un estrés extra que nos puede provocar los siguientes problemas en nuestro sistema digestivo – intestinos:

  • Disminución en la absorción de nutrientes
  • Disminución en la oxigenación de su intestino
  • Cuatro veces menos flujo sanguíneo en su sistema digestivo, lo que provoca una disminución del metabolismo
  • Disminución de la producción enzimática en el intestino
  • Alteraciones en la motilidad gastrointestinal
  • Cambios en la secreción gastrointestinal
  • Efectos negativos en la capacidad regenerativa de la mucosa gastrointestinal y el flujo sanguíneo de la mucosa
  • Efectos negativos sobre la microbiota intestinal

Cuando nuestro sistema nervioso esta alterado y tenemos estrés, es decir es el resultado de las alteraciones de la conexión entre el cerebro y el intestino, puede contribuir o provocar de manera directa una serie de trastornos gastrointestinales como: Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), Síndrome del Intestino Irritable (SII), Reflujo gastroesofágico, Úlcera péptica y otras enfermedades gastrointestinales funcionales.

Por lo tanto en tu día a día empieza a buscar herramientas y aplicarlas para que tu mente tus emociones y tu cuerpo trabajen en conjunto. Amate en todos tus aspectos y haz los cambios necesarios para lograr ese equilibrio tan buscado, siempre con cariño, amor y ternura.

Gracias

Albert

– Directo del projecto Vitamsana –

P.D. si este texto te ha resonado y ves que alguien cerca de ti le sería útil leerlo dáselo. Muchas veces cuando estamos dentro un pozo oscuro los pequeños detalles como este puede hacernos ver la luz.

Si necesitas nuestra ayuda nos puedes encontrar en:

            WEB: www.vitamsana.com

            MAIL: albert@vitamsana.com

 

Como enfocar mi enfermedad


hhhhhhhhhhhhhhhh